sábado, 4 de enero de 2014

TEXTO EN PROSA -> "LA PRIMERA CITA"

Qué bonito es el tener una primera cita con una chica. Quizá ya la has visto, quizá has quedado con ella otras veces, pero no en tal alarde de intimismo y complicidad. Uno suelo tener miedo; miedo a que lo que tienes con esa persona se resquebraje un poco después de la cita; pero hay que arriesgar, tú bien lo sabes. Quizá tú no esperas nada del otro mundo de ella, quizá ella es una “simple” amiga, aunque obviamente estás ahí por ella. Pero la ves, os veis, y aquel día te das cuenta de que es más atractiva de lo que pensabas. Paseas con ella por la ciudad, como dos personas que están descubriendo lugares mágicos, dos personas que parecen haber encontrado algo especial. Luego, poco a poco, vas viendo que es una mujer más hecha e interesante de lo que pensabas. Y tú, que habías descartado ir más allá de la amistad, empiezas a pensar más allá. Se hace difícil describir lo que uno siente cuando ella se ríe de alguna de tus chorradas. Y después de dos, tres o cuatros horas, toca despedirse. Pero, joder, piensas que si ella te hubiese dicho: “quédate conmigo”, te hubieses quedado toda la vida. Y sí, luego estás hecho un lío: “¿Me estaré enamorando?”, “¿Le habré llamado la atención?”, “¿Me verá de una forma distinta que antes? ¿Mejor? ¿Peor?”. Pero sabéis, todo forma parte del juego; el juego del amor, el de vivir.

---Alberto P.M.---
Barcelona, 4/1/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario