viernes, 25 de noviembre de 2016

MICRORRELATO: 'NOCHE TRAS NOCHE'

Comparto con vosotros un microrrelato que escribí unas semanas ha para la edición de 2016-2017 del concurso Relatos en Cadena (Escuela de Escritores / Cadena Ser). El requisito para esa semana era comenzar el microrrelato con "Sigo observando mi trocito de cielo". El otro requisito -que siempre está ahí- era el de no superar las cien palabras (sin contar esa frase inicial). Por supuesto, no seleccionaron el microrrelato (lo escribí rápido y da para a lo que da), pero eso es lo de menos; ya que lo tenía por ahí, lo comparto.

He aquí el microrrelato (espero que os guste):

Sigo observando mi trocito de cielo; otra puesta de sol, otra explosión de estrellas. Y así, noche tras noche, tras cambiar golondrinas por murciélagos, me 'olvido' de la cena. Pero no me olvido de ella. Quizá tenga razón mi madre: ya no vivo la vida, sino la muerte. Porque vivir es soñar y hace meses que no sueño. Sin embargo, duermo mucho. Siempre lo estoy haciendo; aunque mire el suelo, el techo o el cielo. La próxima semana me levantaré de esta cama y dejaré todo atado. Así, sin remordimientos, podré echarme a dormir para siempre. Ojalá ella me espere allí arriba.

-Alberto P.M.-
Barcelona. Octubre de 2016.

sábado, 29 de octubre de 2016

QUÉ SABRÁN

Qué sabrán los gremios
de todos sus premios;
no quisieron existir.

Qué sabrán los años
de todos mis daños;
ya se fueron a dormir. 

Qué sabrás, amiga,
de cada corrida;
solo pueden ser así.

Qué sabrá la vida
de la poesía;
aún me queda por vivir.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 27-10-2016.

jueves, 29 de septiembre de 2016

SOY ACTOR

Sé que soy actor, 
tímido, incapaz, 
pero un actor, sin dudar, 
entregado a una función, 
a los juegos del azar, 
y muy poco al guión.

-Alberto P.M.-
Barcelona. 21-9-2016.

martes, 27 de septiembre de 2016

HOY VUELVO A SUFRIR

Hoy vuelvo a sufrir,
me fallan las fuerzas,
me ahogo por dentro,
no quiero salir...
salir ahí afuera,
donde todo el mundo
se guarda qué piensa,
y parece feliz,
rodeados de penas,
sintiéndose solos
como yo me siento
cuando todo me acecha,
cuando necesito
una copa de ganas,
su cuerpo en mi cama...
Hoy pensé en escribirle,
volver a decirle,
volver a explicarle,
pero creo que es tarde...
mis ganas de cuentos
de hadas y rosas
sufrieron desarme;
y encuentro papeles,
papeles manchados,
que cuentan vivencias,
historias pasadas,
y los ducho en gasofa,
los lleno de fuego,
los dejo sin ropa...
y me siento peor,
me inundan las penas,
me faltan maneras
para desquitarme
de toda tristeza...
No quiero ser nada,
no quiero palabras
que a nadie le hablan.

-Alberto P.M.-
BCN. Septiembre de 2016.

lunes, 26 de septiembre de 2016

NO CREO EN LA POESÍA

Yo, la verdad, no creo en la poesía,
como no creo en los cuentos
o en todo en lo que alguien cree,
porque nací siendo yo,
ni peor ni mejor, solo yo,
y nací viejo, cansado, hastiado y deteriorado,
pero fuerte en valores y creencias,
fuerte en razones y sobre todo emociones,
y soy un montón de historias soñadas
que están guardadas, encerradas, en un solo cajón,
e instantes que creé para sentir que ese actor soy yo.

-Alberto P.M.-
Barcelona. Septiembre de 2016.

sábado, 24 de septiembre de 2016

MARÍA TIENE MIEDO

María tiene mucho miedo a todo el que trafica amor,
a las palabras huecas, a un negro corazón.

Va despacio caminando para sentir el control,
para no perderse nada, para ahorrarse un resbalón.

María viaja siempre lejos del poder de un corazón;
para no morirse dentro, esconde el suyo en un rincón.

Hoy algo ha dado un vuelco, hubo un giro de guión:
alguien le ofreció su mano; pero ella renunció.

Garabatos en papel, su diario actualizó:
"Sigo siendo como era, nunca me hice mayor".

Hoy María tuvo miedo a sentirse como yo. 

---Alberto P.M.---
Barcelona. Noche del 15 al 16 de septiembre de 2016.

jueves, 22 de septiembre de 2016

AYER NACIÓ UNA CARTA

Ayer te escribí una carta, pero no te la envié.

Hablaba de ti y de mí, pero poco de nosotros.
Narraba lo que fuimos, callaba lo que somos.
Hablaba de amistad, pero muy poco de amor.

Era todo caos, como nuestra relación.
Eran garabatos en un papel sin voz.
Era un papel en un sobre marrón.
Era un viaje por esta habitación.

Ayer nació una carta sin destinación.

-Alberto P.M.-
Barcelona. Septiembre de 2016.

lunes, 19 de septiembre de 2016

NO QUISE DESPERTAR

No quise despertar;
te tenía en mis brazos,
susurrando a tu oído,
dibujando sin manos.

Me dolió verme mal,
denegado el permiso
de pegar nuestros labios,
de alcanzar lo más alto.

No me veré perdonar
por soñar demasiado,
por llevar mis latidos
al compás de tus pasos.

Romperé el esquema
que he seguido estos años,
aunque sea una pena
olvidar lo que he andado.

Volveré a ser aquel
que recordaba el pasado,
sometido a la hiel
que supuran los daños.

---Alberto P.M.---
BCN. 8/6/2016 (mañana).

miércoles, 8 de junio de 2016

PREFIERO REMAR

He revuelto el mundo entero
y he bajado a los infiernos
para darte de mamar,
y he probado como nadie
todo lo que tú no sabes
para verte un rato más.

En mí queda algún recuerdo
de cuando me he visto preso
de inocencia y de bondad,
de lo que un día empezamos,
del dolor de mis dos manos
cuando te quieren tocar.

He querido verme muerto,
hastiado de mis lamentos
y de verme naufragar,
pero nunca he estado quieto,
porque no sé cómo hacerlo,
porque prefiero remar.

---Alberto P.M.---
BCN. 6-6-2016 (17h).

martes, 31 de mayo de 2016

PARADO

La verdad, estoy parado,
aunque me sobran cojones,
pero me mata el pecado
que es juntar dos corazones.

Te quiero... a mi lado,
muy cerca y temprano,
y tenerte sobre el suelo
y tapar ese agujero.

Nunca sentí nada tan grande
-puta sed y puta hambre-,
y mi cama no te tiene
y mi boca no te bebe.

Si escribiera
mi nombre en tus paredes
haría que quisieras
cortar todas las redes,
volar los precipcios
hacerme tu gran vicio.

Si me pierdo
seré, en ti, solo recuerdo,
un puñado de granizo
que cayó en tu balcón,
alma herida -cruel destino-
en diez kilos de hormigón.

No he gritado 
tu nombre ante un espejo,
no he matado
al duende de aquí adentro,
no he dejado
de soñar que no estás lejos.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 30 (noche) y 31 de mayo de 2016.

miércoles, 18 de mayo de 2016

MALDIGO MI SUERTE

No voy a espetar relinchos
cuando esté por ahí contigo,
ni voy a pegar ladridos
cuando vea que te has ido.

El cielo se ha vuelto malo;
hoy graniza en mi tejado.
El suelo es solo barro
y mis pies no me hacen caso.

Tengo mucho por hacer,
pero me siento algo viejo,
y sé que algo va a doler
cuando te diga "Te quiero".

Tengo el alma hecha un río
desbordado y enfangado,
del deshielo de un invierno,
de lo que nunca achicamos.

Ahora maldigo mi suerte
-¿lo tuyo es diferente?-,
pero aún me siento fuerte
para recitarte un "Vente".

Oigo el viento, no me muero,
mas te extraño, pues te quiero,
y te anhelo y te celebro;
por favor, no estés tan lejos.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 18-5-2016.

sábado, 14 de mayo de 2016

OASIS DEL YUKÓN

He visto como gasta más de diez billetes
en balas de hormigón,
en todas las tormentas en las que no llueve,
en torres de almidón,
y siempre pienso que es como una especie
de oasis del Yukón,
de terma que calienta en vena donde el frío duele.

He visto su mirada más de cien mil veces
y siempre espeto un "No",
pero su ausencia, la puta, crece con creces,
cual nube de algodón,
y lastra mis brazos, se lleva mi voz,
y mueve mis manos, mis pies se hacen peces,
resbalan, retumban, la tierra es prisión,
y el cielo está lejos, mi vuelo padece
de verse y no verse y decirse adiós.

No he probado en esta vida algo que solo se bebe
en el Mar de la Resaca, en el linde de un cañón,
pero sé que tiene algo que te vence y recrudece,
y te lleva más allá, y te hace ser actor
de un papel sin ton ni son,
sin pisadas que hacen huella, y te vuelves
un donnadie que no sale de un butrón.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 29/4/2016.

viernes, 6 de mayo de 2016

NOCHE DE PONIENTE

La luz de la ciudad se apaga lentamente;
Las risas de los pobres se van con el poniente;
La turba y la quietud se mueren por ausentes;
Los gatos y los perros se citan tras la muerte.

Calamento en los ojos, melisa en las manos;
Trasteros con charcos, hay fuentes de barro;
Tu puerta, mi puerta, y nosotros sentados;
Tus ojos, tus manos, tus labios cerrados.

Y firmo debajo de donde no hay nada,
y siento algo raro, y me entran arcadas.
La impotencia es la ciencia de las batallas;
La inocencia es la puerta de los canallas.

Le robo un beso a la luna de abril;
Los guiños de ojos no son para mí.
No quiero ver nada, tampoco oír.
Me ahogo en desgana, me mata sentir.

-------Alberto P.M.--------
Barcelona. 13/4/2016 (noche).

miércoles, 27 de abril de 2016

EMBARRADO

Me cago en la vida
que alientan y abonan
las tardes de risas,
las noches sin prisas.

Me bajo a la esquina
que ahora me adorna,
me falta propina,
me sobran las normas.

Me duelen las tripas
al sangrar mis adentros;
me duelen las risas,
no saber convencernos.

Me angustian los días,
y también son las noches;
y no hay aspirina
para apagar mis temores.

Me veo embarrado,
me bebo los charcos.

---Alberto P.M.---
BCN. Primavera de 2016.

jueves, 21 de abril de 2016

CUMPLIR MÁS SEPTIEMBRES

Hoy miro a la luna, y me dice que no,
y escupo hacia arriba y le pido perdón.

Me ahogo en mi sed y no sé ni qué hacer.
¿Volver a nacer? ¿Reinventarme otra vez?

Si yo solo quiero cumplir más septiembres,
romper telarañas con balas de paja,
brindar por mañana, tenerte de frente,
taparte agujeros, ser viente con vientre.

---Alberto P.M.---
Barcelona. Marzo de 2016 (día indeterminado).

miércoles, 13 de abril de 2016

ESCUCHÉ AL PAJARICO

Trasnoché más de mil noches
tras la puerta de un pajar,
y me clavé la aguja doce,
la que nos fuimos a dar,

y escuché al pajarico
que aletea en tu volar:
"¡Vaya con el puto frío!
Mi plumaje se va a helar."

"Mis inviernos son eternos",
no paraba de graznar.
"Mi calor funde el infierno",
mi voz queda fue a airear.

-----Alberto P.M.-----
Barcelona. 7-3-2016 (noche).

martes, 16 de febrero de 2016

MI 'PRIMA' VERA

Ya se han ido las miradas,
se ha marchado hasta tu luz,
y todo lo que tuvimos
se ha guardado en ataúd.

Mi invierno, tu primavera,
mi tuerta vista, mi torpe andar,
tus dudas, la tensa espera,
mi prima Vera, mis “¿Cómo estás?”.

Solo queda ya el hastío
de un idiota como yo,
de aquellos que otrora fuimos
lontananza en mirador.

Que puede que a esta vida
no me sepa ni adaptar,
que tengo un don suicida
para hacerme fracasar.

Y puede que en el reverso
de los besos que te den
descuenten de tus excesos
la mitad de lo que des.

Y el nupcio que olía a julio
ahora huele a quemao,
y espero por si un diluvio
va y lo deja to' regao.

---Alberto P.M.--- BCN. 16/2/2016.

martes, 19 de enero de 2016

SEÑALES Y ESTRELLAS

No comprendo nada,
nunca entiendo a nadie,
y nunca sé qué pasa
cuando tú te callas.

Riego mis palabras
y las seca el aire,
imprimo mis pisadas
y luego se encharcan.

Siento y pienso, y hablo luego;
mis entrañas, los cimientos.
Hablo y hablo, y hablo lento;
no te escondas, no te miento.

Y me apuro, ¡a por señales!
Tenso y rudo, adiós cristales.
¿Qué cristales? ¡Si son muros!
¿Qué señales? ¡Estornudos!

Vuela y vuela, como quieras.
¿Tus estrellas, dónde están?
¡Vaya mierda! Tú eres ellas.
¿Y las nuestras? ¡No da igual!

-Alberto Prieto Martín-
Barcelona. 19-1-2016.

domingo, 3 de enero de 2016

(REFLEXIONES EN PROSA) - 'LAS SEGUNDAS CITAS'

Hablemos sobre algo muy cotidiano: las segundas citas. Todo el mundo conoce gente, y ese es un buen filón para escribir, para desarrollar algo (un poema, una novela...). En este post lo utilizo yo. Si bien, como digo, quería detenerme un poco más en los reencuentros, en el significado de una primera cita y de una segunda.

Creo que la mayoría de personas hemos tenido muchas primeras citas en nuestra vida (si no es vuestro caso, ya os llegará), pero no tantas segundas citas. Sin duda, el significado de una segunda cita puede ser muy diferente al que tiene una primera. Yo mismo he tenido muchas ganas de tener una cita con alguien y luego no me ha apetecido tener una segunda (más por mí que por la chica en cuestión, que yo soy muy mío). Y estoy seguro de que alguna chica con la que he quedado una primera vez no habrá querido tener una segunda. De hecho, ahora mismo, se me ocurre un nombre, y no creo que me equivocara. Son cosas que pasan. A veces, a mí me pasa, planteas una cita a diez o quinces días vista y llega ese día y no estás bien contigo mismo o lo que sea. Por tanto, la cita tiene buenos visos de ser un desastre. A veces, sí, simplemente, no gustas o te gustan. Pero yo creo que depende bastante del día. Porque, ya digo, no todos los días somos la 'misma' persona.

Sea como sea, hay que estar preparado para el rechazo, pero no tomárselo como algo personal o algo fatal. Simplemente, todo ello forma parte del 'juego' de la vida.

También puede ocurrir que tras la primera cita aún tengas más ganas de ver a esa persona y estar con ella. A mí me ha pasado con alguna chica. Buen feeling, buena química. Quizá no sea algo superespecial [qué mal quedan escritos estos prefijos], pero sí muy agradable. Incluso no es raro ir un poco más allá con cada cita. Por supuesto, en buena media, porque la comodidad y la complicidad [esta palabra me encanta] van ganando peso. Yo creo que eso es muy bonito, pero también difícil de explicar, disertar, diseccionar en palabras. ¿Y sabéis qué os digo? Que eso se lo dejo a los poetas y a los novelistas (ahí está el celebérrimo Nicholas Sparks, por ejemplo).

En todo caso, una segunda cita significa algo diferente. En cierto sentido, algo mayor. Como si el SÍ fuera aún más potente. Pero es que un SÍ-SÍ ―y no hablo de política― es mucho más que un SÍ. Y, claro, todo lo demás importa aún menos que cuando solo había un SÍ por persona. Porque una segunda cita ocupa más espacio que la primera.

Pero para que haya una segunda cita tiene que haber una primera. Y hay que buscarla, fomentarla, acordarla. No siempre es fácil. Es cosa de dos, y ya sabe que si uno no quiere... Pero creo que conseguir una cita con alguien es más fácil de lo que parece. Bueno, si quieres una cita con Emily Ratajkowski o con Justin Bieber ―sin pagar, digo― es muy probable que no te sea fácil. Pero, por suerte, con alguien más 'de la calle' las posibilidades se disparan. Aún así, no siempre es fácil, y lo digo por experiencia. Pero bueno, pese a ello, aún podremos soñar (sin perder el norte) y, como diría Neville Goddard, imaginar.