martes, 31 de mayo de 2016

PARADO

La verdad, estoy parado,
aunque me sobran cojones,
pero me mata el pecado
que es juntar dos corazones.

Te quiero... a mi lado,
muy cerca y temprano,
y tenerte sobre el suelo
y tapar ese agujero.

Nunca sentí nada tan grande
-puta sed y puta hambre-,
y mi cama no te tiene
y mi boca no te bebe.

Si escribiera
mi nombre en tus paredes
haría que quisieras
cortar todas las redes,
volar los precipcios
hacerme tu gran vicio.

Si me pierdo
seré, en ti, solo recuerdo,
un puñado de granizo
que cayó en tu balcón,
alma herida -cruel destino-
en diez kilos de hormigón.

No he gritado 
tu nombre ante un espejo,
no he matado
al duende de aquí adentro,
no he dejado
de soñar que no estás lejos.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 30 (noche) y 31 de mayo de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario