lunes, 16 de diciembre de 2013

VALORACIÓN (EN PROSA) DE MI 2013

La verdad es que el año no arrancó muy bien. En enero, tras meses de lucha, el cáncer venció a mi tío Alberto (un par de meses después de vencer a su sobrino...). Cuando te hablan de cáncer, se suele pensar en lo peor (más allá de lo positivo que seas)... pero no sé por qué, nunca pensé que pasaría... Y por ello, aunque dicho así suene muy fuerte, no le di “demasiada importancia” a que él tuviera cáncer. Dicho esto, llega un día que te dicen que no vas a volverle a ver... Y tú sin despedirte (quizá sea lo mejor, pero...). Sé que es un tópico, pero mi tío era una persona especial: muy inteligente, sabio, rudo, cabezón, decidido, muy suyo, fuerte, cariñoso, empático y otras tantas cosas. Decían que nos parecíamos. Sé que la muerte de un ser querido es lo que es, pero es que él era muy grande... Y coño, a veces parece que la gente no se acuerda de él... pero supongo que duele acordarse de él y echarle de menos. Y supongo que si gente del pueblo (más allá de familiares) lloró en su funeral fue por algo...

En esos primeros meses de 2013, estaba bastante desencantado con mi vida. Ir a clase me había dejado de gustar y ya no me llenaba dedicarle tiempo a mis estudios... Se me juntaron bastantes cosas y me sentía vacío. Por ello, tiré de chicas, de amigas. Quería que ellas solucionaran eso, aunque debí haber trabajado el estar mejor y no recurrir a ellas... Tuve la “suerte” de “engañar” a varias chicas maravillosas para tener citas. Reconozco que ninguna cita salió demasiado bien (les pido perdón), pero tal y como estaba... Bueno, casi ni fui yo en aquellas citas. La verdad es que no me apetecía ligar o tener citas, pero buscaba algo que me llenara. Sólo me apetecía tener una cita con una chica en particular y no pudo ser (¿en 2014?). Y estando con las otras chicas, pensaba en ella (mal asunto, claro). Por suerte, había logrado dejar atrás el dolor por la “ruptura” con una chica maravillosa del verano anterior. Pero sí, ya estaba colado por otra y sin saber por donde tirar... Los consejos de algún/a amigo/a no me ayudaron mucho: que si pasa de ella, que si olvídala... Claro, es tan fácil... Esos consejos me hacían sentir aún más idiota (aún peor) por seguir “detrás” de ella y tener esos sentimientos. Ya se sabe que los consejos racionales no valen mucho para el corazón. Pero bueno, agradecí los consejos. ¡Ellos/as tenían buena intención!

Como no todo podía ser malo, llegó mi cumpleaños (10 de marzo). Recibí un montón de felicitaciones (creo que más del doble que el año anterior) y muchas muestras de cariño. Eso me animó mucho a seguir adelante, a seguir creyendo en mí. Pero ahí seguía yo, tejiendo mi alma como podía... y aún sintiendo mucho frío...

Por suerte, a partir de mayo -más o menos- he tenido el gusto de conocer a unas cuantas chicas... A ellas, les digo: “muchas gracias”, porque me han aportado muchísimo. No es el momento ni el lugar para dar nombres, pero supongo que ellas ya se dan por aludidas. Siempre me han hecho sentir bien, valorado, me han dicho cosas bonitas. Todo ello me ha ayudado a sacar más de mí, a luchar por mí y por mi vida. Me he dado cuenta de que estoy bien arropado. No olvido a los amigos, pero una amiga es una amiga...

Y bueno, estas últimas semanas estoy inmerso en un proceso de mejora personal/vital bastante voraz. Creo que ya me ha dado mis frutos, pero espero que eclosione en 2014. En todo caso, siempre está bien trabajar en uno mismo; sin olvidar a los demás, por supuesto.

Sí, ha sido un año bastante complicado para mí (supongo que como todos). En lo sentimental, en lo estudiantil... Pero todo ello me ha servido para dar pasos adelante, para mejorar, para madurar... Vamos, creo que soy un mejor hombre y una persona mejor que hace un año. Y reconforta saber que estás haciendo las cosas bien, que te digan cosas bonitas... Me quedo con eso, con haber llegado vivo y tan bien a esta recta final de 2013. Y sí, sé que tengo mil cosas que arreglar, pero tengo fuerzas para hacerlo.

---Alberto PM--- Barcelona, Diciembre de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario