jueves, 26 de diciembre de 2013

ESCRITO EN PROSA: "HABLAS DE INICIATIVA" (DIC/2013)

<< Hablas de iniciativa. Pero no soy yo el que nunca demuestra interés. Yo sólo soy alguien que se siente muy idiota cada vez que te busca y te escribe. Porque tú no me premias, porque a ti parece darte igual. No es suficiente que digas que te gusta leerme, que estás dispuesta a hacer X cosas que el miedo te impide hacer. ¿Cómo quieres que yo haga cosas por ti así? Lo ideal sería que me sigas la corriente, que me invites a tenerte de frente. Quiero contemplar tu sonrisa, una mueca de fidelidad y felicidad. Pero te cuesta escribir, llamar, quedar. ¿No estás preparada para hacerlo aún? No importa, y no te preocupes, porque todo tío que se precie entiende esas cosas. No tengas miedo a decir lo que sientes, a decir lo piensas. Sin excusas. No hay nada de malo en decir: “te hecho de menos”, “me he equivocado” o lo que sea. Que sí, que tienes mucho orgullo. ¿Pero sabes cuál es la realidad? Que te servirá de poco, que es simple falta de autoestima. ¿Acaso ha hecho mucho por ti en el pasado? Pero bueno, quizá el problema es que a ti siempre te parece poco lo que hago, demasiado lo que no hago. Pero mientras, yo invento mil excusas para volver a hablar, para perder el tiempo o para dejarlo pasar en un encuentro contigo. Puede que esperes a que te demuestre más cosas, pero, al mismo tiempo, me atas para que no pueda demostrarte nada más... ¿De qué te sirve? A mí no me importa parecerte desesperado o el tío más penoso de mundo, porque a mí no me hace falta más razón que el quererte para buscarte, nada más que saber que sigues pareciéndome la chica más maravillosa que conocí nunca. A ti, en cambio, todo te da miedo, todo se te hace difícil. ¿Te da miedo involucrarte con alguien porque te da miedo enamorarte? No sé, es una posibilidad. En todo caso, no dejes que experiencias anteriores te impidan hacer tu vida. A ti todo te es complicado, sólo porque no tienes iniciativa ni confianza en ti para superar tus miedos. No te preocupes, lo entiendo y no te puedo juzgar por ello. Seré un gilipollas, pero entiendo esas cosas. E incluso te puedo ayudar. Pero, ¿sabes lo que importa? ¿sabes qué es lo peor? Simplemente que no dejas que desaparezcan tus miedos, aunque creas intentarlo, porque mientras tu cabeza te pide ayuda a gritos nunca lo hacen tus labios. Y mientras eso pase, quién sabe cuántos más se cansarán de esperarte. Porque ya sabes que me la suda parecerte feo, poco romántico o detallista o poca cosa para ti, pero estaría bien saberlo. Porque lo que yo quiero es saber que no es sólo tu puto miedo, tus malos pensamientos, lo que me dicen “no”. Y, sí, me jode que no puedas seguir adelante en esto... y, probablemente, en nada más con nadie. ¿Te parece poco importante? Está bien, puede que tengas razón. ¿Sabes que es lo más importante? Que tu mentalidad auto-destructiva, tu fiel miedo, te impida ser feliz y le diga a tu conciencia: “no merezco sonreír”. Eso, amiga, sí que importa. ¿Por qué no cortar con ello? >>

-Alberto-
Barcelona, 23/12/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario