martes, 20 de mayo de 2014

EL HORIZONTE

Curioso el horizonte que no deja de escapar,
Camines o galopes nunca te verás llegar,
Sincroniza con el tuyo su rebelde caminar;
Ni los griegos entendían cómo podía pasar.

Pero a mí el horizonte me empezó a dar igual,
Yo corría cada día entre muros de ciudad,
Conocía a mucha gente pero pocos aún están;
Horizontes de mi vida, no lo quiero ni contar.

Entre tantas despedidas me empecé a resbalar,
Flaqueaban mis dos piernas, me costaba levantar
Mi inocente alma herida que buscaba su mitad;
Y mi risa no era eterna, era más bien un disfraz.

Ahora voy con las palomas, pues me ayudan a volar,
Me cuelgo mucho de ellas y quizá no puedan más;
Nunca llego al horizonte que se acuesta con el mar,
Y se me hace muy difícil el poder continuar.

Me acorralan mi locuras, me da miedo hasta pensar,
Sólo me pongo barreras, sólo dejo de avanzar,
Mi razón tiene mil dudas y no para de gritar,
Mi sentir es la tortura del que teme hasta soñar.

Quizá ella cambie todo y me lleve más allá,
Y con sólo su sonrisa mis adentros vea llenar,
Quizá sea el mejor modo el poderla abrazar
Porque si su luz me brilla poco ya me importará.

---Alberto PM--- Barcelona, Mayo de 2014.
"...soñé que alguien reía, me parecía oír tu voz..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario