martes, 30 de septiembre de 2014

REFLEXIÓN EN PROSA: "LA POESÍA 'DE PARED'"

El poeta escribe porque se inquieta. Le inquieta su mundo interior y el mundo de alrededor. Suda emociones, y busca plasmarlas en versos y canciones, haciendo que las palabras transporten ideas y emociones. Pero el poeta nunca llega a donde quisiera llegar -ni aun cuando plasma en papel aquello que pretendía captar y trasmitir-. Porque la poesía pura, aquella más excelsa, se encuentra dentro de nosotros mismos, así como fluyendo entre dos o más cuerpos. Las palabras solo dan al poeta una oportunidad: la oportunidad de transmitir parte de lo que llevan dentro, como si se tratara de una sombría proyección en una pared -o en un papel-. Y es que, al fin y al cabo, así podría definirse toda esa poesía que se escribe, recita, canta o habla. Esa poesía, por puro concepto, no puede representar el clímax de la poesía. Aún así, cabe mencionar una obviedad: esa poesía 'de pared' -o 'de papel'- aspira a evocar cosas que deberían interiorizarse en aquel que vea la pared. Es decir: la poesía pura se convierte en poesía 'de pared' para poder ser llevada -ya en forma de poesía pura- a otro cuerpo. Por supuesto hay un encargado de hacer todo esto: el poeta. Porque el poeta no es más que alguien que aspira a transmitir -mediante dichas proyecciones- esa poesía pura que lleva dentro.

---Alberto P.M.--- UAB Bellaterra. 30/9/2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario