sábado, 14 de mayo de 2016

OASIS DEL YUKÓN

He visto como gasta más de diez billetes
en balas de hormigón,
en todas las tormentas en las que no llueve,
en torres de almidón,
y siempre pienso que es como una especie
de oasis del Yukón,
de terma que calienta en vena donde el frío duele.

He visto su mirada más de cien mil veces
y siempre espeto un "No",
pero su ausencia, la puta, crece con creces,
cual nube de algodón,
y lastra mis brazos, se lleva mi voz,
y mueve mis manos, mis pies se hacen peces,
resbalan, retumban, la tierra es prisión,
y el cielo está lejos, mi vuelo padece
de verse y no verse y decirse adiós.

No he probado en esta vida algo que solo se bebe
en el Mar de la Resaca, en el linde de un cañón,
pero sé que tiene algo que te vence y recrudece,
y te lleva más allá, y te hace ser actor
de un papel sin ton ni son,
sin pisadas que hacen huella, y te vuelves
un donnadie que no sale de un butrón.

---Alberto P.M.---
Barcelona. 29/4/2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario