viernes, 6 de mayo de 2016

NOCHE DE PONIENTE

La luz de la ciudad se apaga lentamente;
Las risas de los pobres se van con el poniente;
La turba y la quietud se mueren por ausentes;
Los gatos y los perros se citan tras la muerte.

Calamento en los ojos, melisa en las manos;
Trasteros con charcos, hay fuentes de barro;
Tu puerta, mi puerta, y nosotros sentados;
Tus ojos, tus manos, tus labios cerrados.

Y firmo debajo de donde no hay nada,
y siento algo raro, y me entran arcadas.
La impotencia es la ciencia de las batallas;
La inocencia es la puerta de los canallas.

Le robo un beso a la luna de abril;
Los guiños de ojos no son para mí.
No quiero ver nada, tampoco oír.
Me ahogo en desgana, me mata sentir.

-------Alberto P.M.--------
Barcelona. 13/4/2016 (noche).

No hay comentarios:

Publicar un comentario