domingo, 7 de diciembre de 2014

NADA CAMBIÓ

Ya la vida me enseñó
a buscar en lo prohibido,
a atrasar algo el reloj
cuando veo que te has ido,
pero ya no tengo ganas
de luchar por nuestro abismo,
de contarme nuevas canas
siendo preso de lo mismo.

Lo he intentado ya mil veces,
pero nunca nada cambió,
ni ha habido panes ni peces
ni a esta vida he dicho adiós.

Más de dos años contigo,
pero no parecen nada,
y estoy siempre tan perdido
que le hablo a la almohada,
y no sé qué más decir,
y no sé qué he de callarme,
y es que yo sólo pedí
todo un rato para hablarte.

Lo he intentado ya mil veces,
pero nunca nada cambió,
ni ha habido panes ni peces
ni a esta vida he dicho adiós.

Yo estaré en cualquier parte
deseando que estés bien,
aunque no pueda abrazarte
ni tus besos vean mi piel.

---Alberto P.M.---
UAB Bellaterra / BCN --  Diciembre de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario