sábado, 25 de octubre de 2014

EN SU VOZ

Yo viajo en su voz
de mecer corazones,
de ahuyentar el dolor
con sus dulces canciones,
y me bañan sus ojos,
mas prefiero su boca,
que me aísla de todo
y me la pone de roca.

Me regala una tarde
entre edificios y parques,
pero con ella me vuelo,
como nunca con nadie,
y parezco tan lelo
admirando su estilo,
que parece que hable
de un submundo prohibido.

Y la quiero y deseo,
pero nunca la beso,
y es que ahora prefiero
no arriesgarme con nada,
controlar bien los tiempos,
y la cojo de espaldas
y la beso en el pelo,
y cuando sobren palabras
probaré con su cuello.

Ojalá nada cambie
-¡que no corra ni el aire!-,
y que repita "Alberto"
como sólo ella sabe,
y me diga "te quiero"
sin pensar en mañana,
sin pensar que no cabe
en un sólo momento.

---Alberto Prieto Martín--- Á.M. de BCN. 23/10/2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario